.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

Entradas populares

lunes, 11 de febrero de 2019

El odio que das, Angie Thomas

El odio que das

Starr es solo una chica de dieciséis años que ha ido a una fiesta de su barrio. Allí se encuentra con Khalil, un viejo amigo de la infancia. Bueno, la verdad es que eran algo más que amigos, entre ellos siempre hubo química. Y es que Khalil no es como los demás, los demás solo ven a "la hija de Big Mav, la que trabaja en la tienda". Khalil ve a Starr.
Y cuando la noche se complica y se empiezan a oír tiros, Khalil se esconde en su coche con Starr. Allí charlan y escuchan música y por un momento todo vuelve a ser como en los viejos tiempos. Hasta que aparece un coche de la policía.
Starr sabe como debe comportarse, se lo explicaron de pequeña. No mirar al policía a los ojos, no rechistar y hacerle caso en todo. Pero Khalil no está por la labor, discute con el policía y no entiende por qué motivo les ha parado. Starr empieza a tener miedo, se fija en el número de placa cómo le dijo su madre: ciento quince.
Ciento quince les ordena entonces salir del coche y poner las manos en la cabeza, y lo hacen. Con las manos apoyadas en el coche, Khalil le pregunta a Starr si está bien y entonces... ¡Bam!

Ciento quince dispara y acaba con la vida de Khalil. Y aquí empieza el calvario de Starr.

Tras ver morir a un amigo, Starr se verá obligada a ver cómo cuentan los medios lo ocurrido. A declarar ella misma ante la policía y ver como usan en contra de Khalil cada dato. Incluso verá como Ciento quince termina por ser la víctima para muchos.

Además Starr va a un instituto situado en un barrio residencial blanco, casi todos sus compañeros son blancos. Y no está acostumbrada a hablar de su barrio con ellos, no entenderían esas cosas. Son cosas de negros. Pero lo ocurrido con Khalil ha salido en las noticias y sus compañeros se irán enterando. 
Y no sólo sus compañeros, hay mucha gente que no quiere que Starr hable, no quieren que cuente la verdad. La vida de Starr empezará a correr peligro y es que hay gente de ambos bandos que no quieren que hable.

Mi opinión

Es un libro que me ha gustado mucho, pero al mismo tiempo me ha resultado duro.

Intento leer sobre racismo y ponerme en la piel de los racializados porque no es algo que yo haya vivido ni sentido. En Americanah se habla del tema y no hace tanto leí Ser mujer negra en España que habla extensamente sobre racismo y lo que significa ser negro.
En esta novela podemos ver además como es la vida en "el gueto": la precariedad del barrio, las bandas, la venta y el consumo de drogas...

Además recordemos que Starr va a un instituto pijo de blancos (en su mayoría, ya me entendéis). Así que esa gente no entiende ni lo que es ser negro ni lo que es vivir con dificultades. Ya sean económicas, sociales o raciales. Así que la pobre Starr desarolla dos personalidades, una para el barrio y otra para el instituto. Y la Starr del instituto no habla del barrio, no se ofende aunque sus compañeros o amigos digan cosas racistas. Pero quizá no será tan fácil mantener esas dos personalidades cuando lo ocurrido con Khalil llegue al instituto.

Tanto el desarrollo como el desenlace me han gustado mucho y son muy acertados. Si bien es cierto que me hubiera gustado un final más justo, pero la autora ha sido realista y ha puesto las cosas como cuelen pasar.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design – Serein Atelier